11 de enero de 2018 / 11:54 a.m.

Kely Jones es una madre de familia de 40 años de edad, que un día descubrió un extraño granito rojo en su frente, pero decidió restarle importancia pues creyó que desaparecería con el tiempo, sin embargo eso no fue así.

TE RECOMENDAMOS: Los famosos que desprecian a sus fans

Este pequeño granito crecía y disminuía con el paso del tiempo, sin presentarse ningún dolor. Pasados tres meses la mujer acudió con su estilista y al ver el brote le recomendó visitar al médico, pues no era algo normal.

La mujer recibió la impactante noticia de que se trataba de cáncer, por lo que inmediatamente comenzaron el procedimiento para removerlo.

Esto dejó una inevitable marca que le recordará lo cuidadosos que debemos ser con nuestra salud. Escucha el resto de la historia en el video de arriba.

GQ