ERIK SOLHEIM ROCHA
14 de febrero de 2018 / 05:03 p.m.

MONTERREY.- La salida de los funcionarios involucrados en la compra irregular de 200 mil cobijas del Gobierno estatal, no los exenta de las investigaciones y de ser sancionados, declararon diputados locales.

Lo anterior, luego de que Gonzalo Padilla Orozco, director de Adquisiciones y Servicios, y último funcionario ligado al 'Cobijagate' dentro de la administración, renunció al Gobierno del Estado para incorporarse al equipo de campaña del gobernador con licencia, Jaime Rodríguez Calderón.

“No vamos a permitir que esto quede impune, quien tenga que ver con este proceso aunque ya no esté dentro de la administración tiene que llegar hasta las últimas consecuencias y de eso vamos a estar pendientes”, señaló la diputada local del PRI, Gloria Treviño.

En junio de 2017, la Auditoría Superior del Estadio citó al ahora ex funcionario para que diera explicaciones su participación en la compra a sobreprecio de 200 mil cobertores, cuya existencia nunca se acreditó.

”El curso de la investigación sigue, estamos nosotros de acuerdo con el Auditor General a que ya exista un nuevo Procurador autónomo en el Estado para llevar a cabo la denuncia penal”, mencionó.

En diciembre pasado, el Congreso local aprobó una solicitud de denuncia penal por el caso Cobijagate, luego de que la Auditoría Superior del Estado encontró elementos legales suficientes, para determinar que fue simulada la compra de las 200 mil cobijas, por lo que se atribuyó un presunto desvío de casi 30 millones de pesos.

“Hay que recordar que la denuncia es por la simulación de la compra de estos cobertores que fue en diciembre de 2015 y que es de casi 30 millones de pesos”, agregó.

Por el Cobijagate, la autoridad multó a Padilla y a Rogelio Benavides Pintos, ex subsecretario de Administración, con 244 mil pesos y 274 mil pesos, respectivamente, sin embargo nunca se especificó si dichas multas fueron pagadas.



dat