MILENIO DIGITAL
12 de agosto de 2017 / 06:43 a.m.

MÉXICO.- Identificado por Estados Unidos como uno de los principales lavadores de dinero del narcotráfico de los últimos años en México, Raúl Flores Hernández, El Tío, falsificó una cédula profesional del Conalep como “técnico en contabilidad fiscal” para obtener un pasaporte.

El hombre, a quien el Departamento del Tesoro implicó en una red criminal junto con Rafael Márquez y Julión Álvarez, eligió hace unos años una profesión ad hoc como documento de identificación “oficial” que presentó ante la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

MILENIO supo que las autoridades mexicanas descubrieron que El Tío robó los datos de una profesionista —de quien se reservan datos por razones de seguridad— para hacerse llamar Miguel Casas Linares.

El Registro Nacional de Profesionistas emitió en 1993 la cédula oficial y debidamente acreditada ante la Secretaría de Educación Pública (SEP) por parte del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep), pero a nombre de una mujer.

Sin embargo, El Tío robó la información y la utilizó el 7 de abril de 2008 para anexarla a la solicitud de pasaporte. Las autoridades mexicanas detectaron que presentó documentación falsa.

Esto le permitió asumir la “identidad” de Miguel Casas Linares, aunque la fotografía que aparece es la de Raúl Flores Hernández.

Inclusive, en la solicitud del pasaporte con datos falsos, El Tío nombró a su hijo Raúl Flores Castro como una de las personas a las que se debería contactar y notificar en caso de un accidente o de fallecimiento.

En tanto, aunque no aparece en la investigación de la Oficina de Control de Bienes de Extranjeros, Flores Castro promovió un amparo para no ser detenido ni extraditado a Estados Unidos.

Quedó registrado en el expediente 1222/2017 y fue presentado en el juzgado séptimo de distrito en materia penal de Jalisco, donde fue detenido su padre.


dezr