MILENIO DIGITAL
25 de agosto de 2017 / 10:15 p.m.

ESPECIAL.- A simple vista parece otro mural que retrata una escena de la vida de colonial de Estados Unidos. Pero miren con cuidado. Ahí, abajo a la derecha. El hombre sobre la canoa. ¿Es un celular lo que tiene en la mano? ¿Acaso se está tomando una selfie? ¿El autor de la obra podía viajar al futuro y volver para pintar un easter egg que intrigaría a las futuras generaciones?

Pensarán que este redactor ha bebido demasiado café y no sabe lo que está escribiendo. Pero no. El detalle había sido señalado vagamente por Daniel Crown en un artículo publicado en The Public Domain Review, pero pasó inadvertido. Recientemente, Brian Anderson lo retomó en un artículo del canal Motherboard, en Vice.

Se trata de un detalle del mural Mr. Pynchon and the Settling of Springfield, realizado en una de las paredes del edificio postal de Springfield, Massachusetts por el artista italiano Umberto Romano en 1937.

En él está plasmado William Pynchon, considerado el fundador de Springfield. Lo rodean algunos connacionales suyos, esclavos, varios animales y otros nativos. Uno de ellos es el hombre que sostiene el objeto rectangular que engaña a nuestro cerebro.

FOTO: ESPECIAL
FOTO: ESPECIAL

Teorías sobre el origen de este objeto hay, y varias. Una de las más lógicas dicta que probablemente se trate de un espejo o algún artículo de bisutería.

No obstante, tanto la forma de sostenerlo como la posición del hombre que lo sostiene son tan parecidas al ademán que realizamos ahora al tomar una foto, que no deja de parecer una fantasía curiosa, aunque no deja de ser un anacronismo aberrante (al menos hasta que la ciencia compruebe que es posible viajar en el tiempo…).

Además, Umberto Romano murió en 1982 —y Steve Jobs nos presentó el iPhone en 2007—, de modo que —a menos de que en el futuro alguien encuentre el dato registrado en documentos históricos— nunca sabremos qué se propuso representar.


pjt